Siendo uno de los personajes más emblemáticos de la industria cinematográfica a nivel mundial, Rocky Balboa, papel interpretado por el entonces desconocido actor estadounidense Sylvester Stallone cumple cuatro décadas de su incursión en el cine.

Considerado como el personaje que le diera la fama a Stallone; la historia del boxeador Rocky Balboa llegó a la pantalla grande el 21 de noviembre de 1976; largometraje que contó con un presupuesto que apenas rebasaba el millón de dólares y que conquistó la taquilla estadounidense y del resto del mundo reflejándose en los más de 225 millones de dólares en su recaudación de taquilla a nivel mundial.

Además Sylvester Stallone, el elenco que completó el reparto del ya icónico largometraje era mayormente desconocido por lo que su filmación representó todo un riesgo para el director John G. Avidsen, quien en tan sólo 28 días de filmación en la ciudad de Filadelfia dio vida a la historia de un boxeador zurdo italo-estadounidense de clase baja que se convirtió en uno de los personajes más emblemáticos del cine moderno.

Además del gran impacto causado en el público, el fenómeno cinematográfico en que se convirtió Rocky llevó al largometraje a recibir 10 nominaciones al premio Oscar de las cuales sólo se hizo acreedor a tres estatuillas a Mejor Película, Mejor Director y Mejor Edición.

Debido a su trascendencia, esta película es preservada por el Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso estadounidense, quienes la denominan como una pieza “cultural, histórica o estéticamente importante”.

 

Rocky

 

El legado

Además de su inspiracional mensaje, la cinta Rocky arrojó una serie de elementos como frases, música o lugares que se convirtieron en nuevas insignias para la cultura popular de la sociedad.

Sin duda, uno de los momentos más representativos de la trama se sitúa cuando Balboa (Sylvester Stallone) sube corriendo los 72 escalones que conforman el Museo de Arte de Filadelfia durante uno de sus entrenamientos previos a la pelea con Apollo Creed. Una vez en la cima, el púgil alza los brazos en señal de victoria y es precisamente esta posición la cual ha quedado inmortalizada a través de una estatua colocada justo en el lugar donde se llevó a cabo la escena.

La melodía “Gonna Fly Now” escrita por Bill Conti sin duda es la pieza más memorable de la trama así como una de las más emblemáticas en la historia del cine. El tema, acompaña una serie de tomas en las que se aprecia al boxeador ejecutar una serie de flexiones con un solo brazo, corriendo por las calles de Filadelfia y practicando sus “ganchos” en enormes trozos de carne cruda.

Rocky se convirtió en una de las franquicias cinematográficas más rentables en la historia por lo que seis nuevas producciones en torno a la vida del boxeador llegaron a la pantalla grande, siendo la película Creed (2015) la última y más reciente de estas.

 

 

 

Deja un comentario