Un color intenso que es una invitación a la tranquilidad y el sosiego. El í­ndigo nos devuelve a los dí­as de sol y playa cuando las olas dejaron hace tiempo de mecernos.

Desde el cristal de Murano en un turquesa opalino hasta la belleza de una mariposa Morpho en pleno vuelo en América del Sur, el azul í­ndigo transmite una vitalidad que no toda su gama cromática contiene.

Además de tranquilidad y conseguir un ambiente en armoní­a, el azul es un color vital, un neutro con fuerza que en complementos o formando parte de la decoración más intemporal resulta atractivo en cualquier estancia.

La interiorista británica Katharine Pooley define como auténtica su obsesión por el detalle, de ahí­ que sugiera emplear diferentes tonalidades de esta gama para añadir sofisticación y presencia a una combinación neutra.

Señala que los linos neutros sirven para suavizar y equilibrar la atmósfera y comenta en el libro “El color de tu casa”, de Stephanie Hoppen, que el toque de marrón chocolate evita que choquen la intensidad azulada con las más pálidas.

Se trata de un tono hondo, profundo, ideal para decorar los dormitorios, pues ofrece el sosiego y la paz que se requiere en un ambiente de descanso.

Continuará…

Deja un comentario