El betabel es un alimento del que no deberí­amos prescindir: es muy energético y muy recomendado casos de anemia y enfermedades de la sangre, debido a su alto contenido en hierro, también es rica en azúcares, vitaminas C y B, potasio y carotenos. Se puede comer en ensaladas (tanto las hojas como la raí­z) o cocido, pero mantiene mejor las propiedades cuando está crudo; si lo cueces hazlo con la piel y se la quitas después, no es recomendable comprarlo envasado pues ha perdido gran parte de sus propiedades curativas y lleva muchos “ingredientes adicionales” que no se llevan bien con nuestra salud.

 

Beneficios que nos aporta en nuestra salud el consumo de betabel:

Las hojas -cuello- del betabel son una fuente excelente de vitamina A, y el betabel en sí­ es una buena fuente de vitamina C. Los betabeles también tienen alto contenido de fibra, soluble e insoluble. La fibra insoluble ayuda a mantener su tracto intestinal trabajando bien, mientras que la fibra soluble mantiene sus niveles de azúcar en la sangre y colesterol controlados.

El betabel es un alimento de moderado contenido calórico, ya que tras el agua, los hidratos de carbono son el componente más abundante, lo que hace que ésta sea una de las hortalizas más ricas en azúcares. Es laxante por lo que combate el estreñimiento y las molestas hemorroides. También es un buen remedio para mejorar la función hepática y para las infecciones en ví­as urinarias. Posee folatos que intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la sí­ntesis de material genético y en la formación de anticuerpos en el sistema inmunológico.

El betabel es apropiado en la dieta durante el embarazo gracias a su contenido en folatos que asegura el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación. Su deficiencia provoca en el futuro bebé enfermedades como la espina bí­fida o la anencefalia. Los requerimientos de folatos son superiores también en los niños. Por eso, incluir betabel en su alimentación habitual es vital para prevenir deficiencias.

 

betabel

 

El betabel tiene vitaminas del grupo B, por ejemplo la vitamina B2 o riboflavina se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos y colabora en la producción de energí­a y en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas, mientras que la niacina o vitamina B3 colabora en el funcionamiento del sistema digestivo, el buen estado de la piel, el sistema nervioso y en la conversión de los alimentos en energí­a. La vitamina B6 participa en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico.

En relación con los minerales, es una hortaliza rica en yodo, sodio y potasio. Están presentes en menor cantidad, el magnesio, el fósforo y el calcio. En sus hojas abunda el beta-caroteno y minerales como el hierro y el calcio. El yodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que regula el metabolismo, mientras que el potasio y el sodio son necesarios para la transmisión y generación del impulso nervioso, la actividad muscular, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El betabel contiene pigmentos llamados antocianinas, de acción antioxidante y que le dan su color caracterí­stico. Los antioxidantes bloquean el efecto dañino de los radicales libres que modifican el llamado mal colesterol, con lo que contribuyen a reducir el riesgo cardiovascular y cerebrovascular. Por otro lado, unos bajos niveles de antioxidantes constituyen un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer y de enfermedades degenerativas. Son ricos en luteí­na y zeaxantina, carotenoides que ayudan a prevenir problemas de salud ocular.

Posee propiedades depurativas de gran valor, ya que, estimula las funciones hepática, intestinal y renal, agilizando la expulsión de toxinas y desechos.El betabel ayuda en caso de hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales (Salvo de oxalato de calcio), retención de lí­quidos y oliguria. Con el aumento de la producción de orina se eliminan, además de lí­quidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc.Hay personas que tienen predisposición a formar cálculos en el riñón de oxalato de calcio, motivo por el que se deben consumir el betabel de su alimentación.

 

Si te encuentras débil, convaleciente o con anemia te aconsejamos este remedio, tómalo en ayunas:

Un betabel pequeño con media manzana, 1/4 de limón y una zanahoria.

 

 

Deja un comentario