Siendo por tradición, la ingesta de pescados y mariscos durante los días de vigilia; el día de hoy hablaremos sobre los beneficios del consumo de pescado en nuestra dieta diaria.

La carne de pescado posee grandes propiedades nutricionales, convirtiéndolo en un alimento fundamental dentro de una alimentación cardiosaludable ya que contiene vitaminas B1, B2, B3 y B12, así­ como vitaminas A y E mismas con poder antioxidante que fungen como protector en enfermedades degenerativas y el cáncer. Como se menciona anteriormente, el pescado protege el corazón y las arterias, gracias a su contenido de ácidos grasos poliinsaturados en cantidades entre un 25 a un 45 por ciento. Sumando sus ventajas a la salud, el consumo de pescado alivia algunos síntomas de enfermedades inflamatorias, prevención del cáncer y la diabetes.

Además de contener proteí­nas, la carne de pescado presenta lí­pidos más saludables que en otros alimentos creando efectos que benefician al organismo y nuestra salud. El pescado es altamente recomendado en el consumo diario en personas de todas las edades. Por su bajo contenido calórico, constituye una buena opción en la alimentación con problemas de obesidad y sobrepeso ya que contiene 70-80 Kcal por cada 100 gramos el pescado magro y 120-200 Kcal en pescados grasos o azules.

 

 

Durante la infancia y la adolescencia, el ser humano desarrolla un crecimiento corporal de suma importancia; los expertos recomiendan alternar el consumo de pescado con otras fuentes proteínicas tales como vegetales, cereales, frutos secos y alimentos de origen animal (lácteos, huevo y carnes). El pescado posee ácidos grasos omega-3 que desempeñan importantes funciones durante el embarazo y la lactancia ya que forma membranas celulares del sistema nervioso.

Especies pequeñas de pescados como las anchoas y las sardinas son fuentes alimenticias de calcio. 70 gramos de sardina equivalen a 210 miligramos de calcio, similar al aporte de un vaso de leche de 200 mililitros.

El pescado es un alimento sumamente delicioso y con una gran versatilidad para su preparación. Siendo una carne muy blanda y de fácil digestión para el organismo es sin duda no sólo una opción durante cuaresma; incluyamos la ingesta de este alimento en nuestra alimentación todo el año.

 

 

Deja un comentario