Spread the love

Dentro de este recorrido por esa calles con restaurantes que nos ofrecen una fusión de olores, sabores y, esa sensación de confort que nos ofrece el sentarnos sin mayor preocupación, me topo con un espacio tradicional, como lo es «Café La Paloma”.

A propósito de La Paloma, en una ocasión, tuve la oportunidad de conversar con el Maestro Luis Herrera de la Fuente, quien fuera entre -otros nombramientos -, director del Conservatorio Nacional de Música y Director de la Orquesta Sinfónica Nacional de México; personalidad a la que como periodista, tengo el gusto de contar entre mis primeros entrevistados y, al que debo, uno de mis más emotivos momentos. En este punto, seguramente se cuestionarán los lectores; ¿Qué tiene que ver el maestro Herrera, con los aromas destilados del «Café La Paloma”.?

La respuesta es simple. Una de las preguntas que formulé al maestro Herrera, fue en relación al término «clásico», a lo que respondió el entrevistado: «Se entiende por clásico, a aquello que perdura a través de los tiempos».

Evocando esa respuesta, llegué a la conclusión de que «Café La Paloma”.
es un clásico – sin duda – en Guadalajara. Un clásico de sabores, aromas, sensaciones de bienestar flotando entre el ayer, el hoy y el mañana. Asistido por ese recuerdo, subí­ los peldaños para descubrir en el recinto mencionado, una novedosa remodelación de muy buen gusto, amén de funcional.

La Paloma – puedo afirmar sin temor a equivocarme -, es uno de los pocos restaurantes que de lunes a domingo, desde el amanecer hasta el anochecer ofrece a sus comensales: desayunos, comidas y cenas; con el atractivo de que a media tarde se pueden pasar horas de sano esparcimiento con los amigos jugando partidas de dominó, backgammon o ajedrez al tiempo que podemos disfrutar un delicioso postre acompañado por el clásico café de La Paloma o una refrescante cerveza.

Aunque si se me permitieran, sugerirí­a ordenar unos Nachos: Totopos elaborados ahí­ mismo, gratinados con queso adobera y queso amarillo con chiles jalapeños y salsa mexicana… ¡Una delicia!. Para los noctámbulos La Paloma tiene música en vivo los fines de semana y una muy amplia carta de bar. Sentado en la comodidad de los equipales, bebiendo una refrescante naranjada natural; recibí­ la llamada de un buen amigo que, casualmente estaba muy cerca del tradicional café, de manera que lo invité para que juntos degustáramos algunos de los suculentos platillos que se preparan en “La Paloma” y ofrecerles a ustedes una buena reseña.

Yo ordené la sopa de cebolla con crotones y queso gouda que se derrite al calor de la sopa, enchiladas suizas en salsa de chile poblano gratinado, mi acompañante se inclinó por una ensalada del chef y un fetuccini a la diabla. Y, para acompañar el café; unas crepas de cajeta espolvoreada con nuez, coronada con una bola de helado de vainilla.

«Café La Paloma”., es un clásico: Clásico en su mezcla apetitosa de aromas y sabores deliciosos de los platillos que se sirven; para los comensales – es un hecho -, las horas transcurren gratamente.

«Café La Paloma”. ha perdurado como uno de los mejores restaurantes en Guadalajara, mantenido su prestigio a través de los tiempos y, por lo mismo, se le puede etiquetar como un espacio clásico, al que la gente de gusto refinado y paladar exigente prefiere.

Los horarios de «Café La Paloma” son:
Lunes: 8:00 – 0:00
Martes-Jueves: 8:00 – 1:30
Viernes y Sábado: 8:00 – 2:30
Domingo: 8:00 – 23:30

Dirección:
Lopez Cotilla #1855-1865
Col. Americana.
C.P. 44100 Guadalajara, Jalisco
Tel. (33) 3630 0091

El costo promedio por persona en comida 2 tiempos es de $180.00 Incluye 1 bebida no alcohólica.

Servicio: Excelente
Presentación y calidad de los alimentos: Excelente
Limpieza e higiene: Excelente.

NOTA:
Los comentarios aquí­ emitidos son responsabilidad del autor basado en el momento que visito el restaurante y por ética y objetividad no se realizan comparaciones con otros lugares.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.