Celestún es un pintoresco pueblo costero cuyas playas vírgenes lo han hecho un escaparate ideal para quienes buscan alejarse del ajetreo de los sitios turísticos masivos. Su nombre significa “piedra pintada” en lengua maya y, dada su tradición, conservan el folclore de los pescadores mayas. Se encuentra a 91 Km de la ciudad de Mérida y a 216 Km al norte de Campeche. Fue declarada como Refugio Fauní­stico y Área Protegida desde hace más de 30 años y es considerada cuna del ecoturismo en México.

 

¿Para quién es recomendable?

Los amantes de la naturaleza quedarán encantados con todas las aves que surcan los cielos de Celestún. Aquí­ encontrarás extensas playas bordeadas por cocoteros donde disfrutar del sol, la arena y las cálidas aguas color esmeralda del Golfo de México. Visitar Celestún es adentrarse en una de las principales zonas donde habitan los flamencos y las tortugas marinas en peligro de extinción; dichas aves vienen a pasar el invierno y las tortugas depositan sus huevos en la playa. Existe gran riqueza de especies endémicas de plantas y además de un sinnúmero de peces y especies marinas, además de que en sus manglares habitan un par de especies de cocodrilo en peligro de extinción. Visita la Reserva de la Biosfera donde podrás observar más de 300 especies entre pelí­canos, correcaminos, buitres, pájaros carpinteros, colibrí­es etc. Eso sin contar el flamenco rosado, uno de los habitantes más hermosos del lugar.

 

ecoturismo Celestun

Celestún es considerado como la cuna del ecoturismo en México.

 

Experiencias en Celestún

Toma un paseo en barco y podrás admirar la impresionante variedad de aves acuáticas, entre ellos más de 18 mil flamencos que pintarán la escena color rosa. Explora los manglares y los cristalinos manantiales de agua dulce. Si toman el barco por la noche podrás animales que no son vistos regularmente en el dí­a y que salen a cazar cuando el sol se oculta como cocodrilos, garzas, gran Bubo y más. Si deseas admirar aves recuerda que hay más de 320 especies y que el recorrido puede durar hasta seis o siete horas y que el recorrido es tanto por tierra como por agua. No puedes irte sin visitar alguno de los restaurantes frente al mar donde puedes pescar y llevar tu presa para que la cocinen a tu gusto.

¿Cómo llegar?

La manera más rápida es llegar al Aeropuerto Internacional de Mérida, desde ahí­ en automóvil el trayecto es de una hora y media. Saliendo al sur de Mérida con dirección a Umán, se siguen los señalamientos a la ruta a Kinchil y después Celestún. Si prefieres tomar un autobús, de la terminal del centro de Mérida salen autobuses cada hora a partir de las seis de la mañana y hasta las ocho de la noche. El viaje dura aproximadamente dos horas.

 

 

Deja un comentario