ChanningTatumMagicMike

Madrid, (EFE).- Le llaman el nuevo “chico de oro” de Hollywood, porque en el último año todo lo que ha tocado -“Magic Mike”, “Jóvenes Policí­as”, “Todos los dí­as de mi vida”- han sido fenómenos de taquilla, pero el actor Channing Tatum tuerce el gesto cuando se le menciona este hecho y rechaza darle valor.

“Creo que siempre estás a una pelí­cula de no importarle a nadie, así­ que lo mejor que puedes hacer es rodar las que te importan a ti y no pensar en el éxito que van a tener”, dijo durante su estancia en Madrid para promocionar la última superproducción de Roland Emmerich, “Asalto al poder”.

El también productor, bailarí­n y modelo se dio a conocer en 2006 en el romance musical “Bailando”, donde interpretaba a un rebelde bailarí­n de “hip hop”, junto a Jenna Dewan, la que hoy es su mujer. Su primer campanazo lo dio con “Querido John”, una tragedia romántica con un modesto presupuesto dirigida por el sueco Lasse Hallstrí¶m que logró desbancar a “Avatar” del número uno en la taquilla estadounidense en 2010.

Pero su mayor éxito hasta la fecha ha sido “Magic Mike”, una apuesta personal, con guión y producción suyos, basada en su pasado como “stripper” y dirigida por Steven Soderbergh, que lleva recaudados más de 160 millones de dólares en todo el mundo.

“Fue un proyecto muy interesante, porque se trataba de mostrar una subcultura que nunca se habí­a visto en el cine y era una parte de mi vida, un tema del que sabí­a algo y querí­a compartirlo con el mundo”, explica. El éxito ha impulsado ya una versión musical para Broadway y una secuela cinematográfica en la que Tatum trabaja junto a su socio y coguionista Reid Carolin.

Dice que ahora trata de tomarse más tiempo para estar con su mujer y su hija, ya que fue padre hace unos meses, pero lo cierto es que su cartera de proyectos sigue a pleno rendimiento. Está rodando ya la nueva aventura de ciencia ficción de los hermanos Wachowski (“Matrix”), “Jupiter Ascending”, cuyo estreno en EE.UU. está previsto para junio de 2014.

Y en diciembre estrena “Foxcatcher”, basada en la historia real de los hermanos campeones de lucha olí­mpicos Mark Schultz (Channing Tatum) y Dave Schultz (Mark Ruffalo) y su relación con el excéntrico heredero John du Pont (Steve Carell).

“Me encantan las grandes historias, que me hagan sentir y que no haya visto antes”, dice un imparable Tatum, que también estará en la secuela de “Infiltrados en clase”, adaptación de la popular serie de televisión “Jóvenes policí­as”, cuya primera entrega hizo una caja de más de 200 millones de dólares.

De cara al futuro, lo que más le interesa es dirigir. “No estoy seguro de qué voy a hacer después, pero quiero dirigir, quiero evolucionar como director junto con mi socio Reid Carolin”, afirma el hombre más sexy del mundo, según publicó la revista People el año pasado. Mucho ha llovido desde que Tatum ganara sus primeros 400 dólares por bailar en un videoclip de Ricky Martin. Ahora el “chico de oro” está entre los más cotizados, pero él prefiere hablar de otras cosas.

“El tema del dinero no va a decidir nada si no eres capaz de aprender, por ejemplo, de experiencias tan increí­bles como trabajar con Jamie (Foxx), que ha sido alucinante”, dice sobre su compañero de reparto en “Asalto al poder”. En esta cinta de acción, Tatum se pone en la piel de un policí­a que aspira a formar parte del equipo de seguridad del presidente de EE.UU. (Foxx) y acaba convirtiéndose en su único protector durante un asalto a la Casa Blanca por un grupo de paramilitares.

Deja un comentario