En definitiva, los tacones se han convertido en una de las piezas de vestir más admiradas por hombres y mujeres de todo el mundo gracias a su estética y a la sensualidad que estos aportan a la imagen de la mujer. Cientos de féminas consideran este calzado como un “gusto culposo” e invierten grandes cantidades de dinero en la compra de estos pero, también es por conocido por la mayoría que su uso trae algunas consecuencias para los pies.

A continuación, hablaremos de algunos de los problemas que trae consigo el uso excesivo de tacones y/o calzado alto:

 

  • Aunque te consideres una experta en el uso de zapatos de tacón y cualquier otro tipo de zapatillas altas, el riesgo de perder el equilibrio al caminar está a la orden del día, provocando que alguno de los tobillos se doble hacia afuera y que al tiempo los ligamentos se estiren de más hasta el punto de romperse, desencadenando un esguince sin mencionar los golpes y otras fracturas que puedas sufrir al momento de la caída.
  • Si tus stilettos o zapatillas son totalmente planos, es decir, no gozan de un arco definido, estos pares impedirán que tus pies se muevan naturalmente al momento de caminar por lo que puedes sufrir de intensos malestares tanto en tus pies, piernas y espalda.

 

consecuencias uso de tacones

 

  • Muchos pares de este tipo de calzado son sumamente apretados, ocasionando exceso de presión en los pies y ante todo el peso de tu cuerpo por lo que la aparición de dolorosas ampollas, juanetes, moretones, uñas enterradas y en el peor de los casos, malformaciones del pie y/o dedos.
  • Muchas veces, al enamorarnos de un par de zapatos no nos importa que estos sean más chicos de nuestra talla idónea por lo que al usar calzado más ajustado nuestros pies y piernas comienzan a parecer dolores al caminar, inflamaciones e incluso artritis.

 

De acuerdo a los expextos, señalan que el uso excesivo de tacones y calzado alto puede provocar graves consecuencias a la salud de nuestros pies u otras partes de nuestro cuerpo como la espalda; por lo que recomiendan moderar el tiempo de uso de los mismos e intercalarlos con calzado plano o más confortable para nuestros pies.

 

tacones