Cuadro FatmagulNo es precisamente una telenovela, sino una serie turca en dos temporadas (80 capítulos en total), vendida a más de 50 países y que llegó a México hace unos meses, gracias al buen tino de Azteca 13, para transmitirla en su horario estelar, compitiendo con Pasión y Poder en el Canal 2.

Y como lo suponíamos, “el efecto Fatmagül” se sigue sintiendo: arrancó con 6 puntos de rating y ha llegado hasta los 11, ganando cada vez más adeptos (televidentes, cansados de tantos refritos e historias previsibles), mientras que Pasión y Poder ha ido bajando en sus niveles. ¿Sabe por qué?

Porque ¿Qué Culpa Tiene Fatmagül?, para empezar, es una super producción de origen turco, impecable y cuidada en todos y cada uno de sus detalles. Algo que se nota desde el primer capítulo. Y, además, narra una gran historia de amor diferente, emotiva y alejada de los trillados clichés, con tintes de suspenso, mucha acción, excelente fotografía, música y, en especial, un elenco reducido de grandes actores, sin rellenos ni paja.

Y lo más importante, porque más que una verdadera joya, es una obra de arte del género. Una serie que engancha desde el principio y que se vuelve adicción. Personajes reales, de carne y hueso, sin arquetipos ni clichés, empezando por los protagonistas: una bellísima Beren Saat, actualmente, la actriz mejor cotizada en Turquía. Y, claro, su galán, el buen Kerim (este sí, un verdadero héroe) interpretado por Engin Akyürek.

Una muestra de que, aparte de calidad, cuando se cuenta con los recursos indispensables y, sobre todo, con talento, se puede crear un producto óptimo que sirve como ejemplo para televisoras de todo el mundo.

Sin duda, la mejor serie (o telenovela) al aire, que merece una ovación de pie y de varios minutos, precisamente por culpa de Fatmagül.

 

Rubén Aviña.

 

Deja un comentario