Spread the love

 

Basada en el antihéroe más excéntrico de Marvel Comics, Deadpool narra el origen de Wade Wilson, un ex agente de las fuerzas especiales convertido en mercenario, que después de ser sujeto a un experimento inescrupuloso que lo deja con poderes de curación expeditos, adopta el alter ego Deadpool. Armado con sus nuevas habilidades y con un sentido del humor negro y torcido, Deadpool se da a la tarea de cazar al hombre que casi destruye su vida.

Ryan Reynolds, estrella y productor de Deadpool, no tiene aficionado más grande que la leyenda de Marvel Comics Stan Lee, quien tiene una aparición divertida en el filme y también funge como productor ejecutivo. “Nunca ha habido un personaje como Deadpool, y Ryan Reynolds lo interpreta como si hubiera nacido para personificarlo”, comenta Lee. “Así como Robert Downey, Jr. nació para ser Iron Man, en realidad no te puedes imaginar a nadie mas que a Ryan como Deadpool”.

Reynolds apreció las incontables facetas (con frecuencia torcidas) del personaje. “En el mundo de las tiras cómicas, Deadpool es un hombre de nuestra época con la habilidad de decir justo lo correcto en cuanto a una referencia de la cultura pop, pero en el peor momento posible”, dice bromeando. “Eso es lo que para mí lo hace interesante y que también lo hace hasta cierto punto un personaje desmedido”.

Reynolds ya llevaba mucho tiempo luchando por hacer una versión cinematográfica del icónico personaje del cómic. Su profundo involucramiento en el desarrollo del filme continuó a lo largo de la producción, en sesiones de lluvia de ideas con el director Tim Miller y los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick (Zombieland).

Tim Miller, quien hace su debut como director de cine con Deadpool, indica, “Creo que la personalidad y DNA de Ryan están imbuidos en el personaje. Para empezar, hacían muy buena pareja, razón por la cual Ryan se sentía tan atraído a Deadpool en primer lugar”.

 

Deadpool

 

“Ryan tiene un sentido del humor tremendo, es muy sagaz, y el personaje se ha filtrado en él”, comenta Reese. “Se convirtió en cierta forma en nuestro ‘Policía de Deadpool’. En cualquier momento en el que nos salíamos de tono o estábamos escribiendo de una manera que no se sintiera correcta, Ryan decía, ‘No me parece que eso suene a Deadpool’. Supimos que era el mejor juez, porque Ryan conoce y ama los cómics, y ha asimilado la voz y el sentido del humor de Deadpool”.

“Estamos siendo lo más fiel posible al personaje”, añade Reynolds. “Nos dejamos llevar con la idea de que Deadpool está consciente de que es un antihéroe de una tira cómica. Nos dio la libertad de contar esta historia de una manera totalmente heterodoxa. Ocupamos un espacio que ninguna otra película basada en un cómic tiene —o podría tener”.

Deadpool es también conocido como el “Mercenario con Boca” —y con justa razón. “En muchas de las películas basadas en tiras cómicas te da esa sensación de que las podrías ver sin sonido y, aun así, saber qué está pasando”, indica Reese. “Queríamos que escucharas la voz de Deadpool y sus comentarios cómicos, así que el diálogo fue de sumo cuidado y aprecio para nosotros. Esta no es una de esas películas donde el héroe se queda callado quince minutos. En Deadpool los otros personajes no pueden decir ni pío, porque se la pasa de manera constante llenando los silencios con ocurrencias francamente dementes”.

Deadpool es una figura única en el universo de Marvel. Fabian Nicieza y Rob Liefeld crearon a Deadpool para que contara con una actitud que con frecuencia fuera no heroica. Un complemento sardónico a los héroes y villanos santurrones que habitan otras tiras cómicas, Deadpool se la pasa diciendo chistes agudos de manera constante y, además, rompe con la cuarta pared.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.