mitos y realidades fecha de caducidadIndicando el tiempo de vida útil de alimentos, medicamentos y cosméticos; la fecha de caducidad es establecida por la industria para garantizar al 100 por ciento la calidad nutrimental, sensorial y microbiológica del o de los productos en cuestión.

Existe también, en el caso específico de alimentos y bebidas la fecha de consumo preferente o también llamada fecha de duración mínima, la cual determina el tiempo en que estos productos conservan de manera correcta sus cualidades sensoriales; así como sus propiedades organolépticas (olor, sabor, textura, etcétera) y evitar una ingesta posterior que represente un riesgo para la salud del consumidor.

Aunque parezca inofensivo el consumo de productos a un día o dos después de su fecha de vencimiento, ya que cuentan con un plazo extra de vida; los especialistas no recomiendan la ingesta o la aplicación de productos que hayan rebasado la fecha de caducidad establecida por su fabricante. Los expertos hacen principal énfasis la fecha de caducidad de los productos con mayor riesgo perecedero, que son aquellos que corren más riesgo de contaminación y que, en caso de consumirlos sin respetar su fecha límite, además de la pérdida natural de su calidad y sus nutrientes; estos pueden liberar grandes cantidades de compuestos tóxicos altamente nocivos para el cuerpo humano que incluso, pueden provocar la muerte.

En el caso de los medicamentos, la fecha de caducidad debe ser celosamente vigilada por los pacientes ya que el consumo de pastillas, suspensiones, jarabes y demás productos que hayan vencido el tiempo límite estipulado por el laboratorio fabricante, resulta contraproducente para el estado de salud de quien lo ingiere; esto debido a que la medicina pierde las propiedades curativas de la sustancia activa.

No obstante de quede algunos productos posean una fecha de caducidad mayor a doce meses, si estos no es almacenado bajo la temperatura y/o el lugar adecuado, pueden perder sus características y dañarse.

De acuerdo a una serie de estudios científicos, existen algunos alimentos (como los cereales, el azúcar, miel, sal, entre otros) que no tienen una caducidad real, es decir, que estos tienen un grado de humedad inferior al 10 o 15 por ciento y, si son almacenados en un lugar fresco, seco y obscuro; su tiempo de vida podría prolongarse incluso hasta varios años bajo estas características.

Deja un comentario