Fiesta multicolor. La tarde de este 7 de febrero, la cancha del Levi’s Stadium de San Francisco albergó la quincuagésima edición del Super Bowl; máximo evento deportivo que fue amenizado por la banda británica Coldplay quienes ofrecieron un colorido espectáculo, el cual estuvo plagado de sus más grandes éxitos.

Catalogado como uno de los mejores espectáculos del mundo; el halftime del Super Bowl se ha posicionado como una importante plataforma de difusión para los artistas, esto gracias a los altos niveles de audiencia que la justa deportiva registra no sólo en Estados Unidos, ya que el impacto de la misma sobrepasa más allá de sus fronteras. Sin duda, las expectativas ante el halftime han ido en ascenso año tras año debido a los altos estandartes que Madonna, Beyoncé, Bruno Mars y Katy Perry (ultimos responsables de dicho espectáculo) han impuesto con audiencias que superan los 50 mil espectadores.

Luciendo vestimentas con motivos en color en alusión al arte conceptual de su más reciente producción discográfica, el cuarteto liderado por Chris Martin apareció al centro del estadio a ritmo de “Yellow” y su ya clásico “Viva la Vida“; melodías seleccionadas para su apertura en las que se hicieron acompañar por un coro de niños. Sin embargo, una lluvia multicolor se haría presente al interpretar los temas “Paradise” y “Adventure Of A Lifetime” los cuales fueron ornamentados visualmente gracias a un conjunto de bailarines quienes con trajes y grandes sombrillas multicolor ejecutaban una sencilla coreografía, mientras Martin saltaba eufórico por todo el escenario.

 

 

Llegaba el tiempo de la primera sorpresa del recital a cargo del dj y productor británico Mark Ronson quien junto al cantautor Bruno Mars interpretaría el hit internacional “Uptown Funk” encendiendo los ánimos del público ahí presente; sin embargo, una segunda irrupción llegaría instantes más tarde con la aparición de la cantante estadounidense Beyoncé quien  rodeada de un ejército de bailarinas interpretaría por primera vez en vivo su nuevo sencillo “Formation“.

Tras dichas co-actuaciones, Coldplay volvería a tomar el mando del halftime para entonar al piano los primeros acordes del mítico “Clocks” y así dar paso a “Fix You” y “Up and Up“, tema que marcaría el cierre de su presentación y en el que se unirían las voces de Beyoncé y Bruno Mars mientras eran proyectadas algunas imágenes de Michael Jackson, Whitney Houston, Paul McCartney, Stevie Wonder, Black Eyed Peas, entre otras figuras al frente de anteriores shows de medio tiempo.

Fue así como finalizó Coldplay su participación en el 50 Super Bowl en medio de una atmosfera de júbilo, la cual fue coronada con una gama multicolor plasmada a través de pancartas en las tribunas del Levi’s Stadium las cuales formaron la leyenda ‘Believe In Love’.

Tras su presentación en dicha fiesta deportiva, el cuarteto británico se prepara para dar inicio a su nueva gira mundial de conciertos A Head Full Of Dreams Tour, la cual arribará a nuestro país el próximo mes de abril.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.