Durante la primera semana de este mes de mayo, la icónica firma de calzado Manolo Blahnik puso a la venta la colección titulada Denim Desserts, edición limitada creada en conjunto con la cantante de Barbados, Rihanna; la cual y a pocas horas de su lanzamiento provocó el colapso de su sitio en internet debido a la gran demanda por dichas piezas.

Sin duda, además del gran impacto musical obtenido con su reciente álbum ANTI, de la intérprete de “Umbrella” goza de ser una de las figuras más rentables dentro de la industria de la moda; hecho que ha quedado ratificado una vez más ante el éxito en ventas de esta colaboración de modelos con Manolo Blahnik, de los cuales tan sólo 400 pares fueron puestos a la venta en su tienda en líneas así como en boutiques seleccionadas de la firma en las ciudades de Hong Kong, Londres y Nueva York.

Botas, botines, sandalias y stilettos conforman los seis modelos de Denim Desserts, los cuales están confeccionados en denim, pailletes e incrustaciones de cristales; piezas de calzado que oscilan en un precio de los 800 a los 4 mil dólares. Sin embargo, parece que el precio no fue impedimento para las amantes de los zapatos, quienes desde el lanzamiento de la colección han saturado el tráfico en la web de Manolo Blahnik en busca de adquirir un par.

 

 

Un vídeo publicado por Manolo Blahnik (@manoloblahnikhq) el

 

La colección, fue anunciada desde el pasado mes de marzo a través de una serie de divertidos vídeos que fueron publicados en la cuenta oficial de Instagram de la marca, además de un behind the scenes que muestra el proceso creativo y de producción de la colección así como comentarios del diseñador de origen español, quien en el clip habla sobre la extraordinaria experiencia que fue colaborar junto a Rihanna.

Recientemente, la cantante neoyorkina Jennifer Lopez lució un par de botas de esta colección de Rihanna y Blahnik; par obsequiado por la barbadense a la llamada “Diva del Bronx” quien al recibirlas no dudo en incluirlas en su nuevo videoclip “Ain’t Your Mama”:

“Rihanna me envió unas botas maravillosas y pensé: ‘¡Estas tienen que salir en el vídeo! Pero, ¿Cómo voy a incluirlas?’. Resultó muy difícil bailar con ellas puestas. Yo era la única que llevaba tacones y estábamos bailando en la calle, sobre el asfalto. No son las mejores botas del mundo para bailar, pero nos las arreglamos”, expresó Lopez.