Estamos preocupados por el aspecto y funcionamiento interno de nuestro hogar, sin embargo; gran parte de las ocasiones perdemos de vista un sitio que brinda la protección necesaria para conservar nuestro inmueble: el techo.

La mayoría de las personas lamentablemente atienden este punto cuando el temporal de lluvias esta en activo o y cuando sus consecuencias ya han causado estragos en nuestra vivienda. Una impermeabilización adecuada y a tiempo evitará un fuerte gasto a la economía familiar al mismo tiempo que protegerá el deterioro de nuestras paredes y techos.

El proceso de impermeabilización crea un sistema totalmente resistente al paso de agua y/o vapor de la humedad que se acumula en la superficie de nuestro techo a través de un revestimiento repelente al agua; evitando así­ las filtraciones. Estos compuestos químicos protegen de la humedad a materiales como el cemento, ladrillo, concreto, hormigón, granito, yeso, estructuras metálicas; resguardándolos contra la corrosión y el óxido.

 

impermeabilizar-lluvias

 

Actualmente, existen en el mercado gran variedad de avanzadas e innovadoras opciones para impermeabilizar nuestro hogar; tal es el caso de los fabricados a base de poliuretano, que reducen el costo de mantenimiento, su durabilidad es más prolongada y su flexibilidad.

La aplicación del impermeabilizante es muy fácil y puede ser aplicada por uno mismo. Para ello, se debe barrer perfectamente el área en donde se va a aplicar el protector eliminando el polvo, basura y hojas. En caso de que existan goteras en el techo, es necesario aplicar previamente una capa de cemento fino y dejar que ésta seque a la perfección. Una vez limpio y cubierto el techo, se procede a aplicar el impermeabilizante que hemos elegido ya sea por los años de garantía, protección o su durabilidad.

En caso de no estar seguros de aplicarlo personalmente, es mejor contratar a un especialista que nos asesorará durante este proceso.

 

Deja un comentario