Las jaulas para canarios son su habitat,  por eso es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta. Si juntamos demasiados pájaros en una jaula pequeña, corremos el riesgo de que enfermen.

Antes de nada hay que elegir una jaula para canarios adecuada adecuada para nuestra mascota, por lo tanto deberá ser acogedora, lo más espaciosa posible, de un material que facilite su limpieza y con los accesorios imprescindibles.

La mayoría de las personas que adquieren un canario no pretenden formar una pajarera de vuelo apta para alojar una comunidad de aves. Sus intenciones suelen ser en principio más modestas y se contentan con adquirir una buena jaula. Tratemos de elegir ésta de manera racional. El mercado nos ofrece multitud de diseños, tamaños, formas y materiales. Antes de decidirnos repasemos el abanico de posibilidades.

 

Dimensiones de las jaulas para canarios.

Hay que tener en cuenta si en un futuro emparejaremos a los canarios para criar, o si sólo los que queremos para que nos acompañen con su melodioso canto. Como recomendación personal, evitaría las jaulas ornamentales y decorativas, ya que normalmente tienen poco de prácticas. •

  • Respecto a las jaulas para un solo canario, las medidas mínimas deberán ser de 20 a 30 centímetros de largo, de 20 a 25 de ancho y de 25 a 30 de alto. Esas medidas son orientativas, pero hay que tener en cuenta que cuanto más grande sea la jaula mejor vivirán nuestros canarios.
  • Las jaulas de cría serán un poco más grande, ya que dentro de ellas deberán convivir los adultos reproductores y las crías. Las medidas mínimas son las siguientes: de 30 a 40 centímetros de largo, de 25 a 30 de ancho y de 25 a 35 de alto.
  • Los voladeros o sueltas para canarios también son una opción interesante; qué mejor hogar para un canario que aquel en el que puede volar casi en libertad y donde tiene a su disposición todo lo necesario.
  • Jaulas de canto. Este tipo de jaulas son de dimensiones más reducidas para forzar el canto del canario sin que pueda distraerse. Para comenzar en el mundo de la canaricultura, no es necesario disponer de estas jaulas.
  • Jaulas enfermería. También suelen ser de reducidas dimensiones, puesto que en ellas albergaremos a los canarios que enfermen. Una buena jaula enfermería dispondrá de un pequeño generador de calor para mantener una temperatura constante del canario, cuando este está enfermo.

 

Materiales de las jaulas para canarios.

Los materiales más indicados para las jaulas son los metálicos inoxidables. Hay que dejar a un lado la madera, ya que necesita muchos cuidados y además con el tiempo puede llegar a albergar en ella pequeños parásitos e insectos, que tarde o temprano afectarán a nuestros canarios.

Si nos decidimos a crear nosotros mismos una jaula o un voladero o suelta también tendremos en cuenta el material que utilizaremos. Como recomendación, decir que el aluminio sería una buena elección, es fácil de conseguir y de trabajar.

Las jaulas de aluminio son inmejorables en cuanto limpieza y duración. Soportan perfectamente la intemperie, no se oxidan ni se deterioran por muchos y enérgicos fregados que hayan tenido que soportar. Solo un defecto: los barrotes, mas gruesos que los de alambre y con dificultan la visión del pájaro que alojan.

 

Accesorios en las Jaulas para canarios.

  • En ellos depositaremos el alimento sólo del canario. Casi todos los que existen en el mercado son de productos plásticos, cuya principal ventaja es que facilitan la limpieza de los mismos.
  • Al igual que los comederos, suelen ser de plástico. En ellos introduciremos el agua para beber, que debe ser renovada a diario. Procederemos a la limpieza de los bebederos cada dos o tres semanas, ya que con el tiempo pueden llegar a proliferar pequeñas microalgas de un color verde que las delata.
  • Bañera. A los canarios les gusta estar acicalados y bien limpios, por eso siempre agraceden un baño. La bañera puede ser de interior o de exterior. En todo caso podemos ofrecérsela dos o tres veces a la semana.
  • Sirven a los canarios para posarse en ellos e impulsarse de un lado a otro de la jaula. Los más recomendables son los macizos, sin hueco en su interior, evitanto los que tienen forma de caña, donde se puedan acumular la suciedad o los parásitos.

 

El lugar adecuado para colocar la Jaula para canarios.

Una vez hemos elegido la jaula apropiada tendremos que elegir un lugar adecuado para la misma teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Que el lugar esté bien iluminado, donde le dé la luz directa del sol, y que a su vez disponga de algo de sombra.
  • Que el lugar esté bien ventilado, pero sin corrientes de aire, que harían enfermar a nuestras mascotas.
  • Que el lugar esté alejado del bullicio y el ajetreo de la gente, para no estresar a nuestro canario.
  • Que disponga de un techo donde cobijarse para los días de lluvia y levantado a una distancia suficiente del suelo para evitar la humedad, si está en el exterior.

La elección de un emplazamiento adecuado es de suma importancia. La habitación debe ser alegre, es decir, bien iluminada. Colocaremos la jaula cerca de una ventana, donde pueda recibir la claridad del exterior, pero vigilando que el sol no incida directamente sobre ella. En meses calurosos, la exposición al sol directo unos cuantos minutos resulta mortal para un canario si no tiene un rincón sombreado donde guarecerse.

Cuando la ventana permanezca abierta para ventilación, la jaula no debe quedar expuesta a la corriente de aire. Esta, junto con la insolación viene a constituirse en inconveniente muy grave, capaz de provocar la muerte de los canarios. Planifiquemos bien la elección del lugar antes de decidirnos a colgar la jaula, ya que una vez que lo hagamos no deberemos cambiar el emplazamiento. Un canario se aclimata a hábitat bastantes diferentes, pero soporta mal los cambios, especialmente cuando estos son bruscos. Si la habitación puede ventilarse correctamente sin que se provoquen corrientes de aire, tiene buena orientación (la idea sería al mediodía) y por tanto está bien iluminada, e incluso disfruta de sol sin que éste incida directamente sobre la jaula, será óptima para el alojamiento de canarios, en caso de que cumpla un último requisito: poseer una correcta temperatura.

 

La Temperatura: Un factor de suma importancia

Los canarios son capaces de aclimatarse a temperaturas bajas, a las que sobreviven perfectamente siempre que el cambio tenga lugar de forma progresiva y que dispongan de un techo o refugio contra las heladas. En cambio, soportan muy mal la temperatura excesiva del interior de las habitaciones caldeadas artificialmente. La calefacción es en realidad uno de los principales enemigos del canario. Provoca una falsa muda, o muda patológicamente, consistente en la permanente y parcial caída de plumas, acompañada de disminución de vitalidad, apatía y somnolencia y detención del canto. El canario ha dejado de cantar, suelta plumitas y permanece triste. Sencillamente, su jaula estaba situada en una habitación con fuerte calefacción artificial, y generalmente próxima al radiador, es decir, a la fuente de calor. Concretando, la temperatura ideal para el alojamiento de canarios oscila entre los catorce y los dieciséis grados. por encima de los dieciocho se hace patente el peligro de las mudas patológicas, y desde luego el canario dejará de cantar.

Si resumimos todo lo anterior, vemos que el ambiente ideal para los canarios es una terraza cubierta o una habitación abrigada sin calefacción artificial, o con ésta muy suave. En caso de que se trate, como es lo más frecuente, de una estancia caldeada, situaremos la jaula lo más alejada posible de la fuente de calor.

 

Alojamiento a la Intemperie

Quien se inicia en el arte de la canaricultura suele mostrar reparos a la hora de alojar un canario directamente en la terraza descubierta, es decir, prácticamente a la intemperie. Para aprobar o no esta práctica es preciso pensar en la relatividad de las condiciones del clima en cada región. Digamos, en general, que los canarios toleran bien las bajas temperaturas, es decir, son capaces de aclimatarse, soportando noches con temperaturas de varios grados bajo cero, siempre que se hayan habituado lentamente a tal situación. En las mañanas invernales, tras noches gélidas de intensa helada, los canarios rompen alegremente el hielo de la superficie de las bañeras para bañarse con grandes muestras de actividad. Su apetito en estas condiciones es voraz, y su actividad cantora no disminuye en absoluto. En definitiva podemos afirmar que el canario puede alojarse en una terraza exterior que:

  • Esté protegido de la acción directa del frio. Para ello la jaula deberá estar resguardada por un tejadillo, y mejor, cubierta parcialmente durante la noche por una manta o funda de plástico (que retiraremos por la mañana).
  • No está sometido a la más mínima corriente de aire ni a la acción directa del viento.
  • Esté bien alimentado, con suplemento de semillas altamente energéticas y de pastas. (Los pájaros silvestres que mueren durante los días de grandes fríos del invierno no suelen sucumbir por la acción directa de las bajas temperaturas, sino por la dificultas de procurarse alimento en tales condiciones.)
  • No sea colocado bruscamente a la intemperie después de estar habituado a la temperatura suave del interior de una habitación caldeada

Un peligro adicional del frío puede afectar a las hembras que se encelen prematuramente y se encuentran sometidas a bajas temperaturas. En estas condiciones, si se produce la ovulación, es frecuente la imposibilidad de realizar la postura del huevo, muriendo la canaria en tal empeño. Por un razonamiento homólogo al expuesto en cuarto lugar, un canario aclimatado al exterior no debe ser trasladado bruscamente a una habitación caldeada. La muda se produce casi inmediatamente y el canto se interrumpe.

 

Recomendaciones para tener un buen hogar para el canario.

La finalidad de todo criador es brindarles a sus aves un lugar cómodo, tranquilo y ameno para que pase sus días allí, y para que con su canto agradezca nuestra compañía, para ello se recomienda:

  • Esparcir por la bandeja arena, pequeñas piedrecillas o arena para gato que podemos encontrar en nuestros comercios. Esto ayudará a eliminar los malos olores que se puedan producir y a absorber la humedad.
  • Fumigar bien la jaula, cada vez que limpiemos, con productos destinados a ello que podemos encontrar en cualquier tienda para mascotas.
  • Evitar colocar a los canarios en las cocinas o cerca de ellas, ya que los humos pueden resultar perjudiciales para ellos.

 

 

Deja un comentario