La industria cinematográfica en México ha vivido diversas etapas a lo largo de 100 años de existencia en el país. En algunos casos han sido periodos muy productivos, mientras que en otros, se han vivido crisis y limitaciones. En el caso de la animación, se encuentra en un estado de crecimiento.

La palabra animación proviene del latín y significa “ánima”, es decir alma, en el caso del cine al ser personajes dibujados o creados por computadora y no actores, “animar” es dotarlos de alma. Hoy, en México, esta industria comienza a tener importancia en la producción y atracción de audiencias. Pues, según un estudio del IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía), la animación mexicana en el 2012 fue el género con más asistentes (del cine mexicano)

 

Katy La Oruga

Estrenada en 1983, Katy La Oruga continúa siendo una de las películas animadas de México más exitosas alrededor del mundo.

 

Pese al panorama de impulso que el cine mexicano ha recibido en los últimos años, el cine animado no se ha visto beneficiado por el mercado en general ya que uno de sus principales retos es competir contra las animaciones de Hollywood que cada semana llena las salas de nuestro país.

Otro de los factores para que no despegue el cine de animación en México, son las temáticas  que se manejan en las cintas ya que por lo regular, las historias no proponen nada nuevo, se retoman los temas relacionados con leyendas mexicanas, México precolombino y las culturas mexicanas. Además, los personajes no están pensados para crear productos de mercadotecnia como juguetes, que se puedan ofertar en otro tipo de mercados, y con ello, generar otro tipo de ingreso.

Lo que nos lleva al siguiente factor nocivo para la animación mexicana. Al ser películas destinadas a recaudar poco, o no recaudar, los inversionistas privados nunca se atreven a destinar recursos para la producción de una cinta animada. Solamente IMCINE incide en la inversión de riesgo de cintas animadas en el país, sin embargo, la cantidad que aporta el instituto resulta insuficiente al momento de levantar una producción, factor que incide directamente en la calidad de la animación.

 

Don Gato La Pelicula

Considerada como una de las caricaturas más entrañables de la sociedad mexicana, Don Gato llegó a la pantalla grande por estudios de animación de nuestro país.

 

Si bien es cierto que la industria de la animación es muy pequeña en México, existen el talento y las herramientas para crear productos de calidad en nuestro país y prueba de ello es la más reciente animación mexicana Un Gallo con Muchos Huevos, cinta que fue dirigida y producida por los hermanos Rodolfo y Gabriel Riva Palacio (los dueños de la famosa compañía Huevocartoon) han logrado triunfar sobre Hollywood gracias a que siguieron la “fórmula” para hacer una animación de excelencia.

 

La fórmula consiste en tener presente los 3 aspectos básicos de la producción: tiempo, presupuesto y talento:

  • Tiempo: Este debe ser invertido para trabajar un buen guión, y generar animación de calidad. Pero los tiempos para animar en México son demasiado cortos como para tener animación de alta calidad.
  • Presupuesto: El dinero dicta por cuánto tiempo se puede mantener una producción. Entre más presupuesto haya, mayor será el tiempo que se le podrá dedicar a la cinta.
  • Talento: No es lo mismo dirigir animadores que a actores. Por ello, es necesario un director que sepa el significado de realizar una cinta animada. De lo contrario, incurrirá en pedir cambios en escenas, lo cual deriva en retrasar el tiempo de la producción.

 

Una pelicula de Huevos

Actualmente, la animación mexicana ha gozado de una buena recepción en el mercado extranjero.

 

A la película de los hermanos Riva Palacio se le invirtió 4 años de creación, 80 millones de pesos y 500 trabajadores, conformados por personas que trabajaron con DREAMWORKS y los actores mexicanos Bruno Bichir, Omar Chaparro, Angélica Vale, Carlos Espejel, Maite Perroni, Ninel Conde, Sergio Sendel, José Lavat, Juan Frese, Facundo y la leyenda del doblaje, Humberto Vélez.

 

 

Deja un comentario