La soya o soja es una especie de la familia de las leguminosas de medio contenido en aceite y alto en proteí­nas. Del grano de la soya de obtienen múltiples productos y usos; ha formado parte de la dieta asiática por más de 5 mil años y además de formar parte del sustento humano; también es utilizada para la alimentación del ganado en el mundo en forma de harina de soya.

La soya es consumida por los veganos y vegetarianos como sustituto de algunos alimentos de origen animal: Leche de soya, Tofu, Yuba, productos fermentados, bebidas, salsas, etc. En paí­ses como China y Japón, la soya es un alimento de consumo habitual de forma fresca (Vainas cocidas) y procesada.

La semilla de soya probablemente es el alimento natural con mayor cantidad de proteí­nas, vitaminas y minerales. Es rica en grasas de las cuales destacan el Omega-3 y el Omega-6, ambos sumamente beneficiosos para la salud; además de altos niveles de Hierro, Calcio, Potasio, Fósforo y Magnesio.

Contiene Isoflavones, (compuestos que hacen efecto sobre el organismo humano como el estrógeno) siendo el frijol de soya la fuente más concentrada de isoflavones, ya que en otros granos y vegetales sólo se encuentran pequeñas cantidades.

 

beneficios de la soya

 

De acuerdo a investigaciones sobre los isoflavones en la soya, muestran cierto número de beneficios potenciales para la salud tales como:

  • Mejora del sistema inmunológico
  • Reduce riesgos cardiovasculares
  • Disminuye niveles de colesterol
  • Protección contra la osteoporosis
  • Reduce la tasa de azúcares en la sangre
  • Fuente de proteí­nas en la alimentación

 

Como cualquier alimento, la soya en exceso puede resultar contraproducente para la salud. Fuentes de investigación desaconsejan el consumo diario en mujeres embarazadas, niños menores de 5 años y adolescentes ya que una elevada proporción de fitoestrógenos puede acarrear problemas hormonales en una dieta no equilibrada.

 

 

Deja un comentario