Tutankamón, la tumba, el oro y la maldición Hospicio Cultural Cabañas

 

Tutankamón, la tumba, el oro y la maldición, una de las exposiciones más importantes del mundo que muestra los tesoros más conocidos de los faraones del antiguo Egipto, será trasladada al Instituto Cultural Cabañas de la ciudad de Guadalajara al concluir su presentación dentro de las instalaciones del Museo del Noroeste (MUNE) en Monterrey el próximo 28 de septiembre.

Tras exhibirse con gran éxito dentro de las instalaciones del Palacio de Autonomía de la UNAM recibiendo 500 mil visitantes durante los dos años de su exposición; Tutankamón, la tumba, el oro y la maldición consta de 200 réplicas de los objetos encontrados por el arqueólogo inglés Howard Carter en 1922 en la tumba del joven soberano egipcio ubicada en la zona arqueológica Valle de los Reyes.

La muestra permite a los visitantes un acercamiento a grandes tesoros encontrados en la sepultura de Tutankamón así como conocer más sobre las tradiciones religiosas, cultura y manifestaciones culturales de la antigua civilización egipcia. Destacando en Tutankamón, la tumba, el oro y la maldición el gran sarcófago de granito colocado en la misma posición al momento de la muerte del monarca; mismo que contiene uno de los tres ataúdes antropomorfos cubiertos de oro. De igual forma, los visitantes a la exposición podrán apreciar el trono, joyas, diadema real, estatuas y la copia exacta de la máscara funeraria hecha con oro batido de Tutankamón; pieza original que es exhibida en el Museo del Cairo considerada como la pieza más representativa del arte del antiguo Egipto.

Respaldada por la empresa History Time y la Fundación Cultural UNAM, Tutankamón, la tumba, el oro y la maldición cuenta con la aprobación del prominente egiptólogo Zahi Hawas; mismo que la asistió a su exhibición en la capital del país. La muestra internacional, ilustra uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de la humanidad en el siglo XX y profundiza en la creencia egipcia sobre el “más allá” mediante la momificación y los ritos funerarios.

 

Una Respuesta

Deja un comentario