Cero y van ¿cuántas? Salvador Mejía, luego de ser el productor estrella de Televisa, con telenovelas como Esmeralda, La Usurpadora y, muy en especial, La Madrastra, cayó en un bache inexplicable, desde aquel bodrio de Mundo de Fieras y, peor tantito, el más reciente refrito de Corazón Salvaje.

¿Le seguimos? Triunfo del Amor, La Tempestad, Qué Bonito Amor… Todos refritos de buenas historias, pero mal adaptados, con la ya característica costumbre de que a media historia, como no funciona, tratan de arreglarla y lo único que logran es dejarla peor. El caso más reciente y actual: Lo Imperdonable, nuevo remake de La Mentira, quizás, la telenovela más refriteada de la historia que, apenas en 2011 fue transmitida con el nombre de Cuando Me Enamoro.

 

Lo imperdonable

 

¿No hay más? Si de refritos se trata, ¿para qué una nueva versión de un clásico? Lo peor, en esta ocasión, sin ton ni son y para colmo, mezclándolo con otra historia, Tzintzuntzán, la Noche de los Muertos. Revoltura de personajes y “nuevas” situaciones, sacadas de la manga, como simples rellenos, logrando una versión tan deficiente que apenas se salva por algunas escenas entre la pareja protagónica y tan desperdiciada: Ana Brenda Contreras e Iván Sánchez,  en medio de una deformación de la trama original.

Ahí están los resultados: sí, el primer lugar en rating, pero que no pasa de los 18 o 19 puntos, cuando antes, en ese mismo horario, otras producciones llegaban hasta los 30 o más.

@rubavi

 

Una Respuesta

Deja un comentario