niños caucaso

 

Guadalajara, Jal.– Teatro Diana recibe uno de los espectáculos con mayor destreza y calidad interpretativa de la historia: Los niños virtuosos del Cáucaso, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. Desde su fundación en 1995, el ensamble se ha encargado de llevar la gloria de su natal Georgia por distintos países del mundo. Gracias a esto, México será testigo de un talento pocas veces igualado, donde niños de entre 6 y 14 años comunicarán, por medio de la música y el baile, la grandeza de su nación.

Este proyecto de danza folclórica fue fundado por el renombrado bailarín de la Compañía de Danza Nacional, Gia Davitashvili. La primera presentación de este ensamble ocurrió durante 1998 en el Teatro Estatal de Ópera y Ballet de Tibilisi (ciudad donde fue erigido). La empatía generada entre los pequeños y la audiencia alcanzó proporciones incalculables, visibles tal vez ahora en sus constantes giras a lo largo y ancho de Europa y América.

Sobre el escenario, el espectáculo recrea lo más emblemático de Georgia, la nación ubicada entre el Mar Negro y el Mar Caspio, cuyo misterioso cruce entre el Este y el Oeste (Cáucaso) le obligó a sortear múltiples guerras en defensa de su territorio.

Durante la formación de una sola nación, este país adoptó el Cristianismo como directriz de su iglesia. Sin embargo, el resto de los aspectos culturales quedaron a disposición de las distintas comunidades que ocupaban dicho espacio geográfico. De este modo fue como se constituyó una patria multicolor, rica en sonidos, perspectivas artísticas y tradiciones.

El Imperio Romano, el Imperio Bizantino, el Califate Árabe, el reino del Shah Jalal Ad Din, los Kanatos de Mongolia, el Imperio Turco y la Dinastía Safávida de Irán fueron sólo algunos de los enemigos contra los cuales tuvo que combatir Georgia. A raíz de estas luchas fue como se constituyó una sola patria, fuerte y altiva al momento de enunciarse frente al resto de los países.

 

En el espectáculo de Los niños virtuosos del Cáucaso, los roles de mujer y hombre están perfectamente delimitados por esa cuestión de batalla. Los varones ejemplifican las técnicas de combate que determinaron la victoria de sus ancestros. Las mujeres, por su parte, son la figura delicada que aguarda el fin de la lucha para reencontrarse con quienes permanecen en las trincheras.

El repertorio lo integran bailes como el partsa (de ritmo alegre y colorido donde los niños construyen torres y efectúan movimientos circulares), el kartuli (una de sus cartas de presentación que muestra el cortejo entre dama y caballero), el khorumi (narración de lo sucedido en una guerra al interior del ejercito georgiano), el shejibri (se interpreta con piruetas sobre las rodillas, además de poner en vista las clásicas armas con las cuales se combatía) y el tradicional Simdi (donde se recrea una escena de matrimonio ), entre otros.

El apartado musical fue trazado bajo instrumentos de viento (salamuri, tchiboni, gudastviri y duduki), cuerdas (panduri, chonguri, changi y tchianuri ) y percusiones (drum, pandereta y diplipito), los cuales terminan por ofrecer un ambiente propio del enigmático país europeo con tintes orientales.

Durante la función del próximo 5 de julio, se realizará un repasó por ésta virtuosa nación (desde su constitución polifónica, su periodo como república y su nuevo grito de independencia y libertad). Los asistentes disfrutarán de más de 40 artistas en escena, los cuales desarrollarán técnicas de danza que algunas veces sobrepasan el imaginario y reposan en el centro de una cultura compleja, con uno de los pasajes históricos más resonantes de nuestro ayer.

 

FECHA:
11 de Junio, 21:00hrs.

BOLETOS:
$500 Rojo
$400 Azul
$300 Verde
$250 Naranja
$200 Violeta
$400 Palcos Primeros
$300 Palcos Segundos
$250 Palcos Terceros
(Venta de boletos en taquillas del teatro y a través del sistema Ticketmaster)

LUGAR:
Teatro Diana.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.