… Continúa


EN GRUPO, MUCHO MEJOR

“Aunque la meditación es una silenciosa práctica de interiorización, resulta altamente recomendable realizarla en grupo, ya que permite un mayor centramiento y calidad atencional, que cuando se practica en solitario”, añade Doria.

El “acuerdo” grupal que, de forma implí­cita se establece para mantener las reglas de inmovilidad y silencio durante al tiempo que dura la sesión, actúa de condicionamiento positivo, al tiempo que refuerza la auto disciplina, señala Doria, para quien “es muy positivo practicar con un mismo grupo que, durante una o dos veces por semana, se reúna a ‘celebrar’ el silencio”.

“Y todaví­a puede resultar más sinérgico si diversos grupos meditan con cierta simultaneidad, como ocurre con la red de salas afines de “Meditación Transpersonal en Red” que promueve la EEDT con sus alumnos que, repartidos por el mundo, cada martes convocan gratuitamente esta profunda iniciativa”, señala el director de esta entidad educativa.

Según explica, Thais Alonso, coordinadora del área de Meditación Transpersonal en Red de la EEDT, “la Meditación Transpersonal en Red se realiza todos los dí­as martes a las 19:00 (GMT) y consiste en que múltiples grupos de personas se reúnan para meditar de forma presencial en 96 salas de meditación repartidas por España, América, Europa y Asia.

Según Thais Alonso “a través de esta práctica contemplativa semanal, se consigue crear un espacio común de expansión de la conciencia”.

“Para acompañar esta práctica recientemente hemos puesto en marcha una nueva actividad grupal en lí­nea a la que llamamos “Cí­rculo de meditación”, que permite que nuestros alumnos puedan unirse de forma virtual desde sus propias casas”, señala esta experta.

“Son grupos conectados por internet de un mí­nimo de cinco personas, que mantendrán una conexión virtual entre ellos al meditar. Los miembros se unen al Cí­rculo de Meditación mediante Skype y uno de ellos coordina la sesión de meditación de 50 minutos de duración, realizada ‘paso a paso’ o bien de forma libre, cuando los meditadores lo sientan necesario”, señala Alonso.

“Así­, cualquier persona autorizada puede sumarse de forma virtual a un cí­rculo o grupo, desde su propia casa u otro lugar siempre que tenga un ordenador, tableta o teléfono inteligente con conexión a Internet y se encuentre en un lugar silencioso y tranquilo”, indica la coordinadora de Meditación Transpersonal en Red de la EEDT.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.