En la actualidad, los productos light son consumidos por cientos de miles de personas en todo el mundo ya que se considera que estos evitan mediante su ingesta un incremento de peso para sus consumidores; sin embargo, pocos de ellos tienen conocimiento de su parte negativa.

 


De acuerdo a diversos estudios realizados por expertos en nutrición de la Universidad de Harvard, señalan que una vez que se reduce la grasa en algún producto, éste también pierde sabor y ante ello, las marcas añaden mayores cantidades de saborizantes (azúcar, sal, etcétera) para contrarrestar la perdida de sabor al disminuir sus niveles de grasa.

En el mercado, existen un sin número de productos que contienen la leyenda “bajo en grasa”; los cuales suelen contener una mayor cantidad de almidones, sal y azúcares en comparación a otros productos con sus componentes habituales, es decir, aquellos que no son light.

Lo cual indica que, no obstante que los productos sean bajos en grasa, no son la opción más saludable para nuestro organismo. Esto queda demostrado con otros estudios que muestran que la ingesta constante de estos productos light no facilita la pérdida de peso, sino todo lo contrario; ya que puede aumentar considerablemente los triglicéridos
y disminuyen los niveles de colesterol bueno.

Así mismo, expertos en la materia advierten que estos alimentos light deben ser consumidos en porciones pequeñas y nunca en exceso, esto para evitar un aumento de azúcares y calorías en nuestro organismo y recomiendan que nuestra dieta no se base única y exclusivamente en ellos.

 

 

Deja un comentario