Es bien sabido que la sonrisa de una persona es su carta de presentación, por ello debemos de cuidar minuciosamente ciertos aspectos, como lo son el consumo de ciertas bebidas y alimentos los cuales afectan la imagen de nuestra dentadura con la aparición de manchas. A continuación, mencionaremos algunas soluciones 100% naturales que optimizarán el aspecto de nuestra sonrisa:

Ante el notable incremento de este padecimiento, actualmente existen en el mercado múltiples productos y procedimientos que ayudan a un blanqueamiento dental, sin embargo, dichas opciones están disponibles a un costo sumamente elevado que en algunos casos, resultan inaccesibles para algunos bolsillos. Afortunadamente, tenemos la solución a este problema con productos del consumo cotidiano y lo mejor de todo, a un costo muy bajo.

De acuerdo a una serie de estudios realizados por especialistas demostraron que el ácido málico actúa como un astringente natural que elimina la decoloración dental. Este ácido tiene presencia en frutos como uvas, membrillos y fresas; siendo estas últimas quienes contienen altos niveles del mismo; por lo cual su consumo ayudará al proceso de blanqueamiento.

 

 

Otro alimento que sirve como aliado en este propósito es sin duda la manzana, ya que la presencia de ácidos en su cáscara ayuda a eliminar residuos de comida que existan en nuestros dientes, al mismo tiempo en que algunos de sus componentes principales son utilizados para tratamientos de limpieza bucal.

La cáscara de los cítricos contiene una gran cantidad de compuesto entre los cuales sobresale la vitamina C la cual hace presencia en la parte blanca del interior de la cáscara. Adicionalmente, también destaca la presencia de glucarato, fibra soluble, pectina y limoneno, siendo éste último un elemento empleado como disolvente blanqueador el cual se utiliza frecuentemente en diversos productos de limpieza. Expertos señalan que al frotar el albedo (nombre científico con el que se conoce al interior de la cáscara) sobre la dentadura acompañado por un adecuado cepillado posterior nos beneficiara exitosamente para obtener una sonrisa más blanca.

Siendo uno de los remedios caseros más populares encontramos la mezcla de bicarbonato de sodio con limón, la cual debe ser frotada en nuestros dientes. Una vez aplicada correctamente, dicha mezcla debe ser retirada con algún pañuelo de tela limpio; posteriormente a ello, se deberá dejar actuar un minuto aproximadamente y realizar una limpieza bucal cotidiana.

No obstante de las alternativas mencionadas anteriormente, es importante señalar que una limpieza bucal adecuada y diaria es el mejor tratamiento para una dentadura saludable. Un cepillado dental correcto tres veces al día acompañado de sus respectivos complementos (enjuague bucal, hilo dental) prevendrán la aparición de manchas que afecten la apariencia de nuestra sonrisa.

 

Deja un comentario