La Ley Teatro Diana GuadalajaraGuadalajara, Jal.- Tras diez años dedicados a sus carreras independientes, Beto Cuevas, Mauricio Clavería y Pedro Frugone están de vuelta en Guadalajara con el proyecto que les mereciera la memoria y el reconocimiento de la comunidad hispanohablante. En lo que significará el cese al silencio y la distancia, La Ley celebra junto a sus seguidores tapatíos la suerte de convertirse en una música perpetuada para presentes y futuras generaciones.

Pese a que la agrupación tuvo su primer tiempo a finales de 1987 y principios de 1988, la influencia que suscitaron dentro del mundo sonoro se vio reflejada años más tarde, con la llegada y consolidación de Mauricio Clavería y Luis Alberto Cuevas. Gracias al ingreso de este último, el grupo adoptó un perfil nuevo delimitado por la voz de Beto, la cual fluía fresca y poderosa bajo los pentagramas del rock en español.

Dentro de su tierra, La Ley adquirió renombre a partir de su álbum Desiertos. Además, como resultado de las constantes presentaciones en bares locales de distinto alcance, los músicos captaron la atención de un productor estadounidense, quien les apoyó para grabar dos demos en inglés. Desde ese momento, las posibilidades se abrieron ante ellos de una manera incuantificable.

Durante 1995 sale a la venta Invisible, producción discográfica coronada con cinco sencillos (“El duelo”, “Día Cero”, “Cielo Market”, “Hombre” y “1-800 dual”) y cuyas altas ventas hicieron posible que el nombre de La Ley resonara a lo largo y ancho del continente americano.

Al cabo de este tiempo favorable, Beto y compañía se reunieron en la ciudad de México para trabajar en la que sería su siguiente placa de estudio. Tras varios años de ajustes en el cuerpo de músicos y encargados de dirección artística, los chilenos sacan a la venta Vértigo, material definido por un instinto experimental. Pese a este destello de particularidad y destreza, las piezas que conformaban el álbum no recibieron la aceptación del público, enviando a sus responsables nuevamente hacia la zona de composición y cambio.

Para el año 2000, con la mente dirigida hacia la creación de nuevas letras y sonidos eclipsantes, lanzan a la luz Uno, material que desprendía el sencillo “Aquí”. El álbum en su totalidad recibió a atención y el goce de la audiencia no solo hispanohablante, sino también anglosajona. En la historia de Uno están presentes incontables reconocimientos, incluido un premio Grammy.

Previo a su primer final, La Ley compartió Historias e Histerias, recopilación que incluía sus más grandes éxitos y los temas de mayor significado para la banda. En 2005 fueron parte del Festival Viña del Mar, donde dos de los fundadores impregnaron a la velada su sentido de nostalgia e melancolía.

Al cabo de estos logros, los músicos emprendieron distintos caminos, cada uno idealizado por las necesidades que imperaban en el ánimo de los afamados integrantes.

Sin embargo, casi una década después, con los proyectos personales saldados y la convicción de hacer más música, La Ley decidió reencontrarse y vivir nuevamente, escenario tras escenario, la sonoridad edificada en sus primeras composiciones, aquellas que marcaron la vida de miles con letras como “Mentira” y “Eternidad”.

Dentro de este marco, de celebración y retorno, se realizará el concierto del próximo 3 de diciembre en Teatro Diana, donde Beto Cuevas, Pedro Frugone y Mauricio Clavería habrán de encontrarse con la euforia y emotividad de quienes los han esperado tanto tiempo: su admiradores jaliscienses.

 

 

 

FECHA:
3 de Diciembre, 21:00hrs.

BOLETOS:
$1200 Rojo
$950 Azul
$700 Verde
$500 Naranja
$250 Violeta
$900 Palcos Primeros
$600 Palcos Segundos
$400 Palcos Terceros
(Venta de boletos en taquillas del recinto y a través del sistema Ticketmaster)

RECINTO:
Teatro Diana.

 

Deja un comentario