La compañía surcoreana Samsung tuvo que suspender las ventas de su phablet Galaxy Note 7 a nivel mundial; dispositivo de gama alta de la firma que ha presentado quejas debido a un defecto en sus baterías que en algunos casos llegaron a provocar combustiones.

Koh Dong-Jin, director de la división de telefonía móvil de Samsung subrayó durante rueda de prensa en Seúl que, muchos de los usuarios de este dispositivo móvil podrían estar preocupados ante la posibilidad de que la terminal de su phablet sufra quemaduras mientras se esté cargando.

“Hemos decidido suspender las ventas del Note 7 y ofrecer terminales nuevas de recambio a todos los clientes que los soliciten”, expresó Dong-Jin.

Este problema del Galaxy Note 7, que llegó a las tiendas desde el pasado 19 de agosto, será solucionado “a la mayor rapidez posible”; proceso que dependerá de la disponibilidad de recambios así como del país del usuario: “Si se acercan al servicio técnico, tenemos un software para comprobar si hay problemas en el teléfono. Durante la revisión, pueden utilizar un terminal de cualquiera de los otros modelos disponibles”, agregó.

 

Samsung Galaxy Note 7

 

Desde su lanzamiento, distintos usuarios mostraron denuncias a Samsung, argumentando que durante la carga del dispositivo, este ardía en llamas, evidenciando estas quejas con algunos vídeos que capturaron el siniestro. Ante las quejas, la compañía abrió una investigación y concluyó que el problema se debió a la instalación de baterías defectuosas en las phablets; dictamen que fue presentado al director de la división de telefonía móvil.

Pese a que hasta el momento sólo han sido presentadas 35 denuncias del millón y medio de Galaxy Note 7 vendidos; Samsung ha decidido tomar esta medida precautoria, convirtiéndose en la primera empresa fabricante de dispositivos móviles en hacer una revisión masiva de uno de sus ejemplares.

 

 

Deja un comentario