Con tantas técnicas a la mano, conferencistas por montón, libros de autoayuda y demás herramientas existentes; ¿Cómo saber cuál es la mejor forma de salir adelante?, ¿Cómo saber cuál es la que te conviene, la que encaja justo con tú forma de ser?

Fácil. Todo lo que necesites se presentará ante tu puerta, tocará un par de veces o quizá más, y tú desde adentro sabrás si abres, si le dejas pasar o si no lo haces. En pocas palabras, lo que te conviene te buscará hasta encontrarte.


Siempre han coexistido simultáneamente muchas formas de curación y terapias diversas para facilitar los procesos sanadores. Es por eso que ves personas practicando tai chi, reiki, acupuntura, qi gong, reflexologí­a, meditación, biodanza, yoga, y muchos otros métodos con resultados positivos. Cada una de estas personas encontró la forma de solucionar sus dificultades con aquello que vibra más en su interior. A menudo me encuentro con personas que me preguntan si he practicado reiki alguna vez y yo les respondo que no tengo la menor idea de lo que es reiki, y creo que es porque el reiki jamás me ha buscado. Creo que el reiki, así­ como muchas otras artes curativas no están interesadas en mí­. Es todo.

El hecho de que una determinada disciplina no me busque o no coincida conmigo no significa que sea inadecuada o que no funcione. Sólo significa que no aparece como un registro en mis recuerdos (programas), y que lo más probable es que en mi paso por esta vida no tenga que aprenderla. Habrá otras para mí­ y esas me buscarán, me encontrarán y quizá me inviten a pasar una vida a su lado. De momento me encuentro viviendo confortablemente al lado de las 4 palabras que curan: te amo, lo siento, perdóname, gracias.

Esto te lo comento para que sepas que sea lo que sea por lo que estás pasando ahora, tiene solución. A tu lado se encuentra la herramienta perfecta para ti. Siempre hay una manera, una alternativa, una oportunidad, un chance, un espacio. El mismo espacio que te busca porque sólo tú puedes ocuparlo y nadie más. El mismo espacio que te pide que lo habites, y que hagas presencia en él, de la forma que más pueda llenar a tu corazón.

Gracias por leerme. Paz del corazón.


© Todos los derechos reservados. Vivi Cervera 2013.

Deja un comentario