Los trastornos del sueño o desórdenes del sueño son un amplio grupo de padecimientos que afectan el desarrollo habitual del periodo de descanso de las personas. Algunos pueden ser muy graves e interferir con el funcionamiento físico, mental y emocional del individuo.

La forma más habitual de hipersomnia. Este trastorno se caracteriza por una somnolencia más o menos permanente, en el cual, el paciente se queja de no estar nunca verdaderamente despierto o de estarlo en muy pocas ocasiones. Duerme largos períodos durante el día, y, cuando se despierta, se encuentra en un estado de somnolencia aún más evidente, en algunos casos, que antes de dormirse; experimenta este sueño como no reparador. Por la noche, duerme largo tiempo y se despierta tarde y con dificultad. El paciente tiene la impresión de funcionar «con radar»; piensa y habla lentamente. A veces, su conducta resulta inadecuada. También puede sufrir dolor de cabeza o accesos de calor.

Desafortunadamente, es una enfermedad que si no es detectada a tiempo puede causar un grave daño en su aspecto social y familiar, ya que su convivencia disminuye, así como su desarrollo escolar y laboral, pues no capta de la misma manera la información

 

trastornos de sueño

 

Otros padecimientos son:

Apnea del sueño

Donde la persona hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

Enuresis

Es cuando la persona se orina en la cama durante el sueño; generalmente le pasa a los niños.

Insomnio

Es sueño insuficiente, intranquilo, de mala calidad, o no restaurador.

Síndrome de piernas inquietas

Este es un trastorno en el cual se desea o necesita mover las piernas para interrumpir sensaciones molestas.

Terrores nocturnos

Este trastorno se caracteriza por el despertar abrupto y aterrorizado de la persona.

Sonambulismo

Las personas caminan o realizan otra actividad estando aún dormidas.

Narcolepsia

Es cuando la persona sufre un gran sueño durante todo el día aunque haya dormido sus horas completas la noche anterior. De repente, uno se duerme sin querer a cualquier hora del día.

 

Generalmente los pacientes acuden al médico por tres razones principales:

  • Incapacidad crónica para dormir adecuadamente durante la noche;
  • Fatiga crónica;
  • Una manifestación de conducta anormal en el sueño mismo

 

Las personas privadas del sueño se vuelven agresivas, y sufren episodios de alucinaciones, olvidos y delirios. En la evaluación y posterior diagnóstico es importante seguir un registro cuidadoso de la historia del paciente, donde la estimación del paciente, y la de los compañeros de cuarto es esencial para el diagnóstico.

 

 

Deja un comentario