Spread the love

Esta semana, Bionic, nombre de la sexta placa de estudio de la cantante estadounidense Christina Aguilera celebra su décimo aniversario; material que en su momento se enfrentó a la crítica y fue considerado como el primer gran fracaso de la intérprete de “Beautiful” debido a las pésimas ventas que este registró en aquellos días.

Lanzado al mercado el 8 de junio de 2010, el disco se caracteriza por su estética futurista y en su arte, la cantante apostó por una imagen altamente sexual con tintes de bondage y sadomasoquismo no obstante que se convirtió en el primer material de la rubia cantante con la leyenda “Parental Advisory” debido a las letras explicitas en su contenido.

Con una gran influencia electropop, Bionic de Christina Aguilera fue cuestionado por los especialistas e incluso sufrió comparaciones con el álbum Blackout de su eterna rival, la también estrella pop Britney Spears. No obstante de la comparación con la llamada “Princesa del Pop”, Aguilera también fue duramente atacada por el público con el single “Not Myself Tonight” y su respectivo vídeo musical, ya que subrayaban que esta había “copiado” el ritmo y los estilismos mostrados en aquel tiempo por la debutante artista neoyorkina Lady Gaga.

Por si fuera poco, la crítica no sólo se limitó a lo artístico ya que otro de los golpes que recibió Christina Aguilera durante dicha etapa fueron los fuertes señalamientos respecto a su imagen física; en concreto, a la extrema delgadez que lució durante la exhaustiva promoción que dio al disco en las más importantes emisiones televisivas de Estados Unidos tales como los shows de Oprah Winfrey y David Lettterman, la entrega de los MTV Movie Awards, la final de American Idol, por mencionar algunos.

A pesar de dicha campaña de promoción, el disco debutó en la tercera posición de la cotizada lista Billboard 200 y ante sus bajos niveles de ventas, el álbum no cumplió con las expectativas ni con lo alcanzado por otros de sus proyectos discográficos como Back to Basics (2006) o Stripped (2002).

Además de la carta de promoción del disco (“Not Myselft Tonight”), para Bionic, Christina Aguilera también editó como singles “You Lost Me”, una poderosa balada compuesta por la cantautora australiana Sia y la bailable “Woohoo” que incluye la colaboración de la entonces novata rapera de origen trinitense Nicki Minaj.

#JusticeForBionic

Podría decirse que la controversia fue el factor determinante y el que acabó eclipsando el desempeño comercial de Bionic. Tal y como se menciona anteriormente, durante dicha etapa de promoción, Christina fue acusada de “plagiar” la imagen de su colega, la también estrella pop Lady Gaga a quien los rumores le adjudicaron como parte de la conspiración en contra del álbum. Dentro del supuesto complot, también fueron señalaros Interscope Records (sello discográfico de Gaga) el cantante Akon (uno de los descubridores de la cantante de “Poker Face”) y el polémico bloguero Perez Hilton.

Tres años después, Hilton sostuvo una rencilla con Lady Gaga a través de Twitter, donde la acusó de “sabotear” a otros artistas; palabras que miles relacionaron con la supuesta conspiración contra el álbum y para rematar, días después el bloguero también posteó una imagen de Aguilera correspondiente a la era Bionic con el hashtag #JusticeForBionic (justicia para Bionic).

Al parecer, la justicia al disco llegó transcurrida una década después de su lanzamiento, ya que con su aniversario, los fighters (mote con el que se identifican los fanáticos de Aguilera) han hecho una compra masiva del material hasta posicionarlo en los primeros lugares de ventas de iTunes en distintos países alrededor del mundo.

Ante la celebración, la cantante siguió el ejemplo de Britney Spears con su reciente #JusticeForGlory y, para apapachar a sus seguidores, Aguilera liberó en todas las plataformas “Little Dreamer”; balada de corte electropop que hasta hace poco sólo estaba disponible como bonustrack en la edición de iTunes del disco.