Spread the love

 

Guadalajara, Jal.- La cita se cumplió. La tarde de este 8 de mayo, el rock unió a dos generaciones del público tapatío en las instalaciones del Teatro Diana; recinto que atestiguó el regreso a tierras jaliscienses de dos extraordinarios exponentes del género musical: la agrupación capitalina Elefante y el consagrado astro argentino Laureano Brizuela.

Minutos después de las 18 horas, el escenario acogió el talento de Las Pin Up, tres jóvenes cantantes quienes ataviadas en sensuales y coloridos vestuarios ad hoc a su nombre amenizaron el inicio del evento al ritmo del swing reversionando algunos éxitos de figuras como Marc Anthony y el dúo Jesse & Joy.

Tras la actuación de las tres féminas, el quinteto Elefante arribó a escena para reunirse nuevamente con los jaliscienses quienes en cuestión de instantes se unieron a la voz de su vocalista para entonar los coros del tema “El Abandonao”. Al finalizar dicha melodía, Javi se dirigió a los presentes para agradecerles su calidez e invitarlos a continuar disfrutando su música.

“Quiero que esta noche canten muy fuerte Guadalajara, que se escuchen fuerte sus gritos en este disco”, expresó al referirse al próximo material discográfico de la banda; álbum que de acuerdo a palabras de su vocalista, reunirá los momentos más destacados de su reciente gira de conciertos.

Por lapso de poco más de una hora, Elefante deleitó los oídos de los tapatíos con temas como “Sabor a Chocolate”, “Durmiendo con la Luna”, “De la Noche a la Mañana”, “Mentirosa” y su ya clásico “Así es la Vida”, siendo esta última la más coreada por el respetable.

 

El regreso de una leyenda

Desde que se difundiera la noticia sobre su retorno a la Perla Tapatía, el público de nuestra ciudad respondió gratamente al llamado de Laureano Brizuela; cantante quien apareció pasadas las 20:30hrs. para arrancar su show con el tema “Alborada” frente a un ferviente público quien ante su presencia no dudó en ponerse de pie y expresarle su cariño.

Luciendo su ya característica melena rizada, el intérprete, quién gozó las mieles del éxito en territorio mexicano a partir de la mitad de la década de los ochenta; hizo una pausa para compartir con los espectadores su emoción al reencontrarse en esta ciudad: “Hace algunos ayeres tenía estas mismas sensaciones con aquel proyecto del ‘Ángel del Rock’. Para mi reencontrarnos es motivo de gran alegría”, señaló.

Demostrando una admirable potencia vocal a sus más de 60 años, Laureano Brizuela prosiguió con la vela al ritmo de “No Hay Adiós”, “Solo”, “Amándote”, “Viento del Sur” y “No Llores Más”; sin embargo, el artista aguardaba un fuerte derroche de energía para recitar los temas “América”, “Cuando Seas Grande”, “Muchachita” y “Ángel del Rock”, melodías que despertaron la euforia y pusieron de pie una vez más al respetable.

El fin se acercaba y para cerrar con broche de oro, Laureano Brizuela entonó una vez más la balada “Sueños Compartidos”, emblemática canción en la carrera del icono musical que fue coreada por todos los asistentes; quienes a lo largo de la noche, pasaron de la euforia a la nostalgia a través de un viaje en el tiempo conducido por la voz de una leyenda: Laureano Brizuela.